30.10.10

Comentario Libro de la Vida, capítulo 31


COMENTARIOS AL LIBRO DE LA VIDA
Capítulo 31: 



 
Revisión del texto, notas y comentario: Tomás Álvarez, O.C.D.



                              CAPÍTULO 31


            [El cuadro de "tentaciones y trabajos interiores" del capítulo anterior se completa ahora con dos pinceladas más: "las tentaciones exteriores" de origen diabólico (un sartal de episodios), y las tentaciones de falsa humildad, motivadas por la excesiva estima ajena de sus gracias místicas].

            Trata de algunas tentaciones exteriores y representaciones que la hacía el demonio, y tormentos que la daba. Trata también algunas cosas harto buenas para aviso de personas que van camino de perfección.

(sigue aquí --- en "Más información"... )



            1. Quiero decir, ya que he dicho algunas tentaciones y turbaciones interiores y secretas que el demonio me causaba [1](1), otras que hacía casi públicas en que no se podía ignorar que era él.

            2. Estaba una vez en un oratorio, y aparecióme hacia el lado izquierdo, de abominable figura; en especial miré la boca, porque me habló, que la tenía espantable. Parecía le salía una gran llama del cuerpo, que estaba toda clara, sin sombra. Díjome espantablemente que bien me había librado de sus manos, mas que él me tornaría a ellas. Yo tuve gran temor y santigüéme como pude, y desapareció y tornó luego. Por dos veces me acaeció esto. Yo no sabía qué me hacer. Tenía allí agua bendita y echélo [2](2) hacia aquella parte, y nunca más tornó.

            3. Otra vez me estuvo cinco horas atormentando, con tan terribles dolores y desasosiego interior y exterior, que no me parece se podía ya sufrir. Las que estaban conmigo estaban espantadas y no sabían qué se hacer ni yo cómo valerme. Tengo por costumbre, cuando los dolores y mal corporal es muy intolerable, hacer actos como puedo entre mí, suplicando al Señor, si se sirve de aquello, que me dé Su Majestad paciencia y me esté yo así hasta el fin del mundo.

            Pues como esta vez vi el padecer con tanto rigor, remediábame con estos actos para poderlo llevar, y determinaciones. Quiso el Señor entendiese cómo era el demonio, porque vi cabe mí un negrillo muy abominable, regañando como desesperado de que adonde pretendía ganar perdía. Yo, como le vi, reíme, y no hube miedo, porque había allí algunas conmigo que no se podían valer ni sabían qué remedio poner a tanto tormento, que eran grandes los golpes que me hacía dar sin poderme resistir, con cuerpo y cabeza y brazos. Y lo peor era el desasosiego interior, que de ninguna suerte podía tener sosiego. No osaba pedir agua bendita por no las poner miedo y porque no entendiesen lo que era.

            4. De muchas veces tengo experiencia que no hay cosa con que huyan más para no tornar. De la cruz también huyen, mas vuelven. Debe ser grande la virtud del agua bendita. Para mí es particular y muy conocida consolación que siente mi alma cuando lo tomo. Es cierto que lo muy ordinario es sentir una recreación que no sabría yo darla a entender, como un deleite interior que toda el alma me conforta. Esto no es antojo, ni cosa que me ha acaecido sola una vez, sino muy muchas, y mirado con gran advertencia. Digamos como si uno estuviese con mucha calor y sed y bebiese un jarro de agua fría, que parece todo él sintió el refrigerio. Considero yo qué gran cosa es todo lo que está ordenado por la Iglesia, y regálame mucho ver que tengan tanta fuerza aquellas palabras, que así la pongan en el agua, para que sea tan grande la diferencia que hace a lo que no es bendito [3](3).

            5. Pues como no cesaba el tormento, dije: si no se riesen, pediría agua bendita. Trajéronmelo y echáronmelo a mí, y no aprovechaba; echélo hacia donde estaba, y en un punto se fue [4](4) y se me quitó todo el mal como si con la mano me lo quitaran, salvo que quedé cansada como si me hubieran dado muchos palos. Hízome gran provecho ver que, aun no siendo un alma y cuerpo suyo, cuando el Señor le da licencia hace tanto mal, )qué hará cuando él lo posea por suyo? Diome de nuevo gana de librarme de tan ruin compañía.

            6. Otra vez poco ha, me acaeció lo mismo, aunque no duró tanto, y yo estaba sola. Pedí agua bendita, y las que entraron después que ya se habían ido [5](5) (que eran dos monjas bien de creer, que por ninguna suerte dijeran mentira), olieron un olor muy malo, como de piedra azufre. Yo no lo olí. Duró de manera que se pudo advertir a ello.

            Otra vez estaba en el coro y diome un gran ímpetu de recogimiento. Fuime de allí porque no lo entendiesen, aunque cerca oyeron todas dar golpes grandes adonde yo estaba, y yo cabe mí oí hablar como que concertaban algo, aunque no entendí qué; habla gruesa; mas estaba tan en oración, que no entendí cosa ni hube ningún miedo. Casi cada vez era cuando el Señor me hacía merced de que por mi persuasión se aprovechase algún alma.

            Y es cierto que me acaeció lo que ahora diré, y de esto hay muchos testigos, en especial quien ahora me confiesa [6](6), que lo vio por escrito en una carta; sin decirle yo quién era la persona cuya era la carta, bien sabía él quién era.

            7. Vino una persona a mí que había dos años y medio que estaba en un pecado mortal, de los más abominables que yo he oído, y en todo este tiempo ni le confesaba ni se enmendaba, y decía misa. Y aunque confesaba otros, éste decía que cómo le había de confesar, cosa tan fea. Y tenía gran deseo de salir de él y no se podía valer a sí. A mí hízome gran lástima; y ver que se ofendía Dios [7](7) de tal manera, me dio mucha pena. Prometíle de suplicar mucho a Dios le remediase y hacer que otras personas lo hiciesen, que eran mejores que yo, y escribía a cierta persona que él me dijo podía dar las cartas [8](8). Y es así que a la primera se confesó; que quiso Dios (por las muchas personas muy santas que lo habían suplicado a Dios, que se lo había yo encomendado) hacer con esta alma esta misericordia, y yo, aunque miserable, hacía lo que podía con harto cuidado.

            Escribióme que estaba ya con tanta mejoría, que había [9](9) días que no caía en él; mas que era tan grande el tormento que le daba la tentación, que parecía estaba en el infierno, según lo que padecía; que le encomendase a Dios. Yo lo torné a encomendar a mis Hermanas, por cuyas oraciones debía el Señor hacerme esta merced, que lo tomaron muy a pechos. Era persona que no podía nadie atinar en quién era. Yo supliqué a Su Majestad se aplacasen aquellos tormentos y tentaciones, y se viniesen aquellos demonios a atormentarme a mí, con que yo no ofendiese [10](10) en nada al Señor. Es así que pasé un mes de grandísimos tormentos. Entonces eran estas dos cosas que he dicho [11](11).

            8. Fue el Señor servido que le dejaron a él. Así me lo escribieron, porque yo le dije lo que pasaba en este mes. Tomó fuerza su alma y quedó del todo libre, que no se hartaba de dar gracias al Señor y a mí, como si yo hubiera hecho algo, sino que ya el crédito que tenía de que el Señor me hacía mercedes le aprovechaba. Decía que cuando se veía muy apretado, leía mis cartas y se le quitaba la tentación, y estaba muy espantado de lo que yo había padecido y cómo se había librado él. Y aun yo me espanté y lo sufriera otros muchos años por ver aquel alma libre. Sea alabado por todo, que mucho puede la oración de los que sirven al Señor, como yo creo lo hacen en esta casa [12](12) estas hermanas; sino que, como yo lo procuraba, debían los demonios indignarse más conmigo, y el Señor por mis pecados lo permitía.

            9. En este tiempo también una noche pensé me ahogaban; y como echaron mucha agua bendita, vi ir mucha multitud de ellos, como quien se va despeñando. Son tantas veces las que estos malditos me atormentan y tan poco el miedo que yo ya los he, con ver que no se pueden menear si el Señor no les da licencia, que cansaría a vuestra merced y me cansaría si las dijese.

            10. Lo dicho aproveche de que [13](13) el verdadero siervo de Dios se le dé poco de estos espantajos que éstos ponen para hacer temer. Sepan que, a cada vez que se nos da poco de ellos, quedan con menos fuerza y el alma muy más señora. Siempre queda algún gran provecho, que por no alargar no lo digo.

            Sólo diré esto que me acaeció una noche de las ánimas: [14](14) estando en un oratorio, habiendo rezado un nocturno [15](15) y diciendo unas oraciones muy devotas -que están al fin de él- muy devotas [16](16) que tenemos en nuestro rezado, se me puso sobre el libro para que no acabase la oración. Yo me santigüé, y fuese. Tornando a comenzar, tornóse. Creo fueron tres veces las que la comencé y, hasta que eché agua bendita, no pude acabar. Vi que salieron algunas almas del purgatorio en el instante, que debía faltarlas poco, y pensé si pretendía estorbar esto.

            Pocas veces le he visto tomando forma y muchas sin ninguna forma, como la visión que sin forma se ve claro está allí, como he dicho [17](17).

            11. Quiero también decir esto, porque me espantó mucho: estando un día de la Trinidad en cierto monasterio en el coro y en arrobamiento, vi una gran contienda de demonios contra ángeles. Yo no podía entender qué querría decir aquella visión. Antes de quince días se entendió bien en cierta contienda que acaeció entre gente de oración y muchos que no lo eran, y vino harto daño a la casa que era; fue contienda que duró mucho y de harto desasosiego.

            Otras veces veía mucha multitud de ellos en rededor de mí, y parecíame estar una gran claridad que me cercaba toda, y ésta no les consentía llegar a mí [18](18). Entendí que me guardaba Dios, para que no llegasen a mí de manera que me hiciesen ofenderle. En lo que he visto en mí algunas veces, entendí que era verdadera visión.

            El caso es que ya tengo tan entendido su poco poder, si yo no soy contra Dios, que casi ningún temor los tengo. Porque no son nada sus fuerzas, si no ven almas rendidas a ellos y cobardes, que aquí muestran ellos su poder [19](19).

            Algunas veces, en las tentaciones que ya dije [20](20), me parecía que todas las vanidades y flaquezas de tiempos pasados tornaban a despertar en mí, que tenía bien que encomendarme a Dios. Luego era el tormento de parecerme que, pues me venían aquellos pensamientos, que debía de ser todo demonio, hasta que me sosegaba el confesor. Porque aun primer movimiento de mal pensamiento me parecía a mí no había de tener quien tantas mercedes recibía del Señor.

            12. Otras veces me atormentaba mucho y aún ahora me atormenta ver que se hace mucho caso de mí, en especial personas principales, y de que decían mucho bien. En esto he pasado y paso mucho. Miro luego a la vida de Cristo y de los santos, y paréceme que voy al revés, que ellos no iban sino por desprecio e injurias. Háceme andar temerosa y como que no oso alzar la cabeza ni querría parecer [21](21), lo que no hago cuando tengo persecuciones: anda el ánima tan señora, aunque el cuerpo lo siente, y por otra parte ando afligida, que yo no sé cómo esto puede ser; mas pasa así, que entonces parece está el alma en su reino y que lo trae todo debajo de los pies.

            Dábame algunas veces [22](22) y duróme hartos días, y parecía era virtud y humildad por una parte, y ahora veo claro que era tentación. Un fraile dominico, gran letrado, me lo declaró bien. Cuando pensaba que estas mercedes que el Señor me hace se habían de venir a saber en público, era tan excesivo el tormento, que me inquietaba mucho el ánima. Vino a términos que, considerándolo, de mejor gana me parece me determinaba a que me enterraran viva que por esto. Y así, cuando me comenzaron estos grandes recogimientos o arrobamientos a no poder resistirlos aun en público, quedaba yo después tan corrida, que no quisiera parecer adonde nadie me viera.

            13. Estando una vez muy fatigada de esto, me dijo el Señor, que qué temía; que en esto no podía sino haber dos cosas: o que murmurasen de mí, o alabarle a Él [23](23); dando a entender que los que lo creían, le alabarían, y los que no, era condenarme sin culpa, y que entrambas cosas eran ganancia para mí; que no me fatigase. Mucho me sosegó esto, y me consuela cuando se me acuerda.

            Vino a términos la tentación, que me quería ir de este lugar [24](24) y dotar en otro monasterio muy más encerrado que en el que yo al presente estaba, que había oído decir muchos extremos de él. Era también de mi Orden [25](25), y muy lejos, que eso es lo que a mí me consolara, estar adonde no me conocieran; y nunca mi confesor me dejó.

            14. Mucho me quitaban la libertad [26](26) del espíritu estos temores, que después vine yo a entender no era buena humildad, pues tanto inquietaba, y me enseñó el Señor esta verdad: que yo tan determinada y cierta estuviera que no era ninguna cosa buena mía, sino de Dios, que así como no me pesaba de oír loar a otras personas, antes me holgaba y consolaba mucho de ver que allí se mostraba Dios, que tampoco me pesaría mostrase en mí sus obras.

            15. También di en otro extremo, que fue suplicar a Dios -y hacía oración particular- que cuando a alguna persona le pareciese algo bien en mí, que Su Majestad le declarase mis pecados, para que viese cuán sin mérito mío me hacía mercedes, que esto deseo yo siempre mucho. Mi confesor me dijo que no lo hiciese. Mas hasta ahora poco ha, si veía yo que una persona pensaba de mí bien mucho, por rodeos o como podía le daba a entender mis pecados, y con esto parece descansaba. También me han puesto mucho escrúpulo en esto.

            16. Procedía esto no de humildad, a mi parecer, sino de una tentación venían muchas. Parecíame que a todos los traía engañados y, aunque es verdad que andan engañados en pensar que hay algún bien en mí, no era mi deseo engañarlos, ni jamás tal pretendí, sino que el Señor por algún fin lo permite; y así, aun con los confesores, si no viera era necesario, no tratara ninguna cosa, que se me hiciera gran escrúpulo.

            Todos estos temorcillos y penas y sombra de humildad entiendo yo ahora era harta imperfección, y de no estar mortificada; porque un alma dejada en las manos de Dios no se le da más que digan bien que mal, si ella entiende bien bien entendido -como el Señor quiere hacerle merced que lo entienda- que no tiene nada de sí. Fíese de quien se lo da, que sabrá por qué lo descubre, y aparéjese a la persecución, que está cierta en los tiempos de ahora, cuando de alguna persona quiere el Señor se entienda que la hace semejantes mercedes; porque hay mil ojos para un alma de éstas, adonde para mil almas de otra hechura no hay ninguno [27](27).

            17. A la verdad, no hay poca razón de temer, y éste debía ser mi temor, y no humildad, sino pusilanimidad. Porque bien se puede aparejar un alma que así permite Dios que ande en los ojos del mundo, a ser mártir del mundo, porque si ella no se quiere morir a él, el mismo mundo los matará [28](28). No veo, cierto, otra cosa en él que bien me parezca, sino no consentir faltas en los buenos que a poder de murmuraciones no las perfeccione. Digo que es menester más ánimo para, si uno no está perfecto, llevar camino de perfección, que para ser de presto mártires. Porque la perfección no se alcanza en breve, si no es a quien el Señor quiere por particular privilegio hacerle esta merced. El mundo, en viéndole comenzar, le quiere perfecto y de mil lenguas le entiende una falta que por ventura en él es virtud, y quien le condena usa de aquello mismo por vicio y así lo juzga en el otro. No ha de haber comer ni dormir ni, como dicen, resolgar; y mientras en más le tienen, más deben olvidar que aún se están en el cuerpo, por perfecta que tengan el alma. Viven aún en la tierra sujetos a sus miserias, aunque más la tengan debajo de los pies. Y así, como digo, es menester gran ánimo, porque la pobre alma aún no ha comenzado a andar, y quiérenla que vuele. Aún no tiene vencidas las pasiones, y quieren que en grandes ocasiones estén tan enteras [29](29) como ellos leen estaban los santos después de confirmados en gracia [30](30).

            Es para alabar al Señor lo que en esto pasa, y aun para lastimar mucho el corazón; porque muy muchas almas tornan atrás, que no saben las pobrecitas valerse. Y así creo hiciera la mía, si el Señor tan misericordiosamente no lo hiciera todo de su parte; y hasta que por su bondad lo puso todo, ya verá vuestra merced que no ha habido en mí sino caer y levantar.

            18. Querría saberlo decir, porque creo se engañan aquí muchas almas que quieren volar antes que Dios les dé alas. Ya creo he dicho otra vez esta comparación [31](31), mas viene bien aquí. Trataré esto, porque veo a algunas almas muy afligidas por esta causa: como comienzan con grandes deseos y hervor y determinación de ir adelante en la virtud, y algunas cuanto a lo exterior todo lo dejan por Él, como ven en otras personas, que son más crecidas [32](32), cosas muy grandes de virtudes que les da el Señor, que no nos la podemos nosotros tomar, ven en todos los libros que están escritos de oración y contemplación poner cosas que hemos de hacer para subir a esta dignidad, que ellos no las pueden luego acabar consigo, desconsuélanse. Como es: un no se nos dar nada que digan mal de nosotros, antes tener mayor contento que cuando dicen bien; una poca estima de honra; un desasimiento de sus deudos, que, si no tienen oración, no los querría tratar, antes le cansan; otras cosas de esta manera muchas, que, a mi parecer, las ha de dar Dios, porque me parece son ya bienes sobrenaturales o contra nuestra natural inclinación.

            No se fatiguen; esperen en el Señor, que lo que ahora tienen en deseos Su Majestad hará que lleguen a tenerlo por obra, con oración y haciendo de su parte lo que es en sí; porque es muy necesario para este nuestro flaco natural tener gran confianza y no desmayar, ni pensar que, si nos esforzamos, dejaremos de salir con victoria [33](33).

            19. Y porque tengo mucha experiencia de esto, diré algo para aviso de vuestra merced [34](34). No piense, aunque le parezca que sí, que está ya ganada la virtud, si no la experimenta con su contrario [35](35). Y siempre hemos de estar sospechosos y no descuidarnos mientras vivimos; porque mucho se nos pega luego, si -como digo- no está ya dada del todo la gracia para conocer lo que es todo, y en esta vida nunca hay todo sin muchos peligros [36](36).

            Parecíame a mí, pocos años ha, que no sólo no estaba asida a mis deudos, sino que me cansaban. Y era cierto así, que su conversación no podía llevar. Ofrecióse cierto negocio de harta importancia, y hube de estar con una hermana mía [37](37) a quien yo quería muy mucho antes y, puesto que en la conversación, aunque ella es mejor que yo, no me hacía con ella [38](38) (porque como tiene diferente estado, que es casada, no puede ser la conversación siempre en lo que yo la querría, y lo más que podía me estaba sola), vi que me daban pena sus penas más harto que de prójimo, y algún cuidado. En fin, entendí de mí que no estaba tan libre como yo pensaba, y que aún había menester huir la ocasión, para que esta virtud que el Señor me había comenzado a dar fuese en crecimiento, y así con su favor lo he procurado hacer siempre después acá [39](39).

            20. En mucho se ha de tener una virtud cuando el Señor la comienza a dar, y en ninguna manera ponernos en peligro de perderla. Así es en cosas de honra y en otras muchas; que crea vuestra merced que no todos los que pensamos estamos desasidos del todo lo están [40](40), y es menester nunca descuidar en esto; y cualquiera persona que sienta en sí algún punto de honra, si quiere aprovechar, créame y dé tras este atamiento, que es una cadena que no hay lima que la quiebre, si no es Dios con oración y hacer mucho de nuestra parte. Paréceme que es una ligadura para este camino, que yo me espanto el daño que hace.

            Veo a algunas personas santas en sus obras, que las hacen tan grandes que espantan las gentes. (Válgame Dios! )Por qué está aún en la tierra esta alma? )Cómo no está en la cumbre de la perfección? )Qué es esto? )Quién detiene a quien tanto hace por Dios? [41](41). (Oh, que tiene un punto de honra...! Y lo peor que tiene es que no quiere entender que le tiene, y es porque algunas veces le hace entender el demonio que es obligado a tenerle.

            21. Pues créanme, crean por amor del Señor a esta hormiguilla que el Señor quiere que hable, que si no quitan esta oruga, que ya que a todo el árbol no dañe (porque algunas otras virtudes quedarán, mas todas carcomidas), no es árbol hermoso, sino que él no medra, ni aun deja medrar a los que andan cabe él. Porque la fruta que da de buen ejemplo no es nada sana; poco durará.

            Muchas veces lo digo: [42](42) que por poco que sea el punto de honra, es como en el canto de órgano, que un punto o compás que se yerre, disuena toda la música. Y es cosa que en todas partes hace harto daño al alma, mas en este camino de oración es pestilencia [43](43).

            22. Andas procurando juntarte con Dios por unión, y queremos seguir sus consejos de Cristo, cargado de injurias y testimonios, )y queremos muy entera nuestra honra y crédito? No es posible llegar allá, que no van por un camino. Llega el Señor al alma, esforzándonos nosotros y procurando perder de nuestro derecho en muchas cosas.

            Dirán algunos: *no tengo en qué ni se me ofrece+. Yo creo que a quien tuviere esta determinación, que no querrá el Señor pierda tanto bien. Su Majestad ordenará tantas cosas en que gane esta virtud que no quiera tantas. Manos a la obra.

            23. Quiero decir las naderías y poquedades que yo hacía cuando comencé, o alguna de ellas: las pajitas que tengo dichas [44](44) pongo en el fuego, que no soy yo para más. Todo lo recibe el Señor. Sea bendito por siempre.

            Entre mis faltas tenía ésta: que sabía poco del rezado [45](45) y de lo que había de hacer en el coro y cómo lo regir, de puro descuidada y metida en otras vanidades, y veía a otras novicias que me podían enseñar. Acaecíame no les preguntar, porque no entendiesen yo sabía poco. Luego se pone delante el buen ejemplo. Esto es muy ordinario. Ya que Dios me abrió un poco los ojos, aun sabiéndolo, tantito [46](46) que estaba en duda, lo preguntaba a las niñas [47](47). Ni perdí honra ni crédito; antes quiso el Señor, a mi parecer, darme después más memoria.

            Sabía mal cantar. Sentía tanto si no tenía estudiado lo que me encomendaban (y no por el hacer falta delante del Señor, que esto fuera virtud, sino por las muchas que me oían), que de puro honrosa [48](48) me turbaba tanto, que decía muy menos de lo que sabía. Tomé después por mí, cuando no lo sabía muy bien, decir que no lo sabía. Sentía harto a los principios, y después gustaba de ello. Y es así que como comencé a no se me dar nada de que se entendiese no lo sabía, que lo decía muy mejor, y que la negra honra [49](49) me quitaba supiese hacer esto que yo tenía por honra, que cada uno la pone en lo que quiere.

            24. Con estas naderías, que no son nada y harto nada soy yo, pues esto me daba pena, de poco en poco se van haciendo con actos [50](50). Y cosas poquitas como éstas, que en ser hechas por Dios les da Su Majestad tomo [51](51), ayuda Su Majestad para cosas mayores. Y así en cosas de humildad me acaecía que, de ver que todas aprovechaban sino yo [52](52) -porque nunca fui para nada-, de que se iban del coro, coger todos los mantos; parecíame servía a aquellos ángeles que allí alababan a Dios. Hasta que, no sé cómo, vinieron a entenderlo, que no me corrí yo poco; porque no llegaba mi virtud a querer que entendiesen estas cosas, y no debía ser por humilde, sino porque no se riesen de mí, como eran tan nonada.

            25. (Oh Señor mío!, (qué vergüenza es ver tantas maldades, y contar unas arenitas, que aun no las levantaba de la tierra por vuestro servicio, sino que todo iba envuelto en mil miserias! No manaba aún el agua, debajo de estas arenas, de vuestra gracia, para que las hiciese levantar [53](53).

            (Oh Criador mío, quién tuviera alguna cosa que contar, entre tantos males, que fuera de tomo, pues cuento las grandes mercedes que he recibido de Vos! Es así, Señor mío, que no sé cómo puede sufrirlo mi corazón, ni cómo podrá quien esto leyere dejarme de aborrecer, viendo tan mal servidas tan grandísimas mercedes, y que no he vergüenza de contar estos servicios, en fin, como míos. Sí tengo [54](54), Señor mío; mas el no tener otra cosa que contar de mi parte me hace decir tan bajos principios, para que tenga esperanza quien los hiciere grandes, que, pues éstos parece ha tomado el Señor en cuenta, los tomará mejor [55](55). Plega a Su Majestad me dé gracia para que no esté siempre en principios. Amén.


                                            COMENTARIO AL CAPÍTULO 31

                Pequeños detalles autobiográficos. Episodios satánicos. Reacción
                    ante las gracias recibidas. Pequeñeces y "naderías" de ella misma


            El nuevo capítulo se atiene a la consigna recibida al finalizar el anterior: "como vuestra merced (García de Toledo) me tornó a mandar que no se me diese nada en alargarme ni dejase nada" por decir..., ella seguirá narrando "menudencias", a pesar de tener "tan poco tiempo" disponible.

            Por eso el presente capítulo se mantiene en diálogo con quien le ha impartido esa orden, y acumula episodios y materiales heterogéneos. Contiene dos argumentos, no muy ensamblados entre sí: episodios diabólicos acaecidos a la Santa, y prácticas ascéticas, que ella misma califica de "naderías". Entre uno y otro tema, contará sus reacciones a las gracias místicas cuando éstas trascienden al público.

            Con un ligero avance cronológico: el relato incluye referencias a lo vivido en el Carmelo de San José, trienio 1562-1565. Pero el capítulo termina la sección dedicada a la vida interior de la autora. Abrirá sección nueva el capítulo siguiente para narrar la fundación del Carmelo abulense.

            El desarrollo material del capítulo sigue este trazado:

            - Núms. 1-11: Episodios preternaturales de origen diabólico.

            - Núms. 12-17: Reacción a los arrobamientos en público.

            - Núms. 18-22: Consignas prácticas al lector o a quienes tienen grandes deseos y pocas posibilidades.

            - Núms. 23-35: Prácticas humildísimas ("naderías") a que recurre ella.


El acoso satánico a Teresa mística

            Es el misterio del mal y del maligno en la vida de Teresa. También ese flanco es alcanzado por su experiencia mística.

            Después de referir en el capítulo anterior lances de su noche oscura, en la que alternan los fallos psicológicos y las tentaciones diabólicas, ahora insiste en estas últimas. Y sorprende al lector con un manojo de episodios, no ya interiores, sino "exteriores", dice ella: "Representaciones que le hacía el demonio y tormentos que le daba" (título del capítulo).

            Teresa lo cuenta por fidelidad a su plan autobiográfico: también ésas son cosas que le han sucedido a ella. Las cuenta con sencillez y realismo, por más que al lector, especialmente al lector de hoy, le resulten estridentes. Pero Teresa está convencida de que el diablo es verdad, es decir, que es un personaje real, que actúa y desempeña su rol en la vida espiritual, que irrumpe concreta y dramáticamente en la suya.

            Teresa es hija de su tiempo. Y se sitúa a media distancia entre los tabúes del demonismo popular y los recelos pseudoteológicos de los letrados y los inquisidores. Ella no comparte ni el miedo difundido a nivel supersticioso entre la gente de la calle, ni los prejuicios doctos de los teólogos; pero son estos últimos, sobre todo, los que frecuentemente proyectan miedos y sombras -incluso inquisitoriales- sobre sus experiencias místicas. Por eso ella está más contra los segundos que contra los primeros. Ya antes ha clamado en contra: "No entiendo estos miedos (demonio, demonio! adonde podemos decir (Dios, Dios!, y hacerle temblar" (25, 22).

            Lo más relevante en el presente relato de lo demoníaco no son los episodios referidos, sino la actitud interior con que ella los aborda. Lo singular del caso teresiano es que en aquella atmósfera ambiente de morboso miedo al diablo, ella es capaz de "reírse" expresamente de él: "Yo como le vi (al diablo) -un negrillo muy abominable-, reíme, y no hube miedo" (3).

            Esa su inmunidad del miedo al diablo ya la había atestiguado antes, y la repetirá ahora.

            Antes, había asegurado burlescamente: "No se me da más de ellos que de moscas" (25, 20). Superando los miedos que le habían inoculado los asesores teólogos, escribía en ese mismo contexto: "No les he habido más casi miedo, antes me parecía ellos me le habían a mí... Quedóme un señorío grande contra ellos, bien dado del Señor". Y poco después: "Tengo por una de las grandes mercedes que me ha hecho el Señor este ánimo que me dio contra los demonios" (26, 1).

            Es eso lo que reitera ahora con insistencia: "Estaba tan en oración, que no (le) hube ningún miedo" (6). Y más expresamente: "Son tantas veces las que estos malditos me atormentan y tan poco el miedo que yo ya les he..., que cansaría a vuestra merced y me cansaría si las dijese" (9). Y todavía un buen consejo a este lector teólogo y amigo: "Lo dicho (acerca del diablo) aproveche para que al verdadero siervo de Dios se le dé poco de estos espantajos que éstos ponen para hacer temer" (10).

            Los episodios que ella ha seleccionado para el relato son de dos clases: unos le han sucedido a ella personalmente; otros están vinculados a su oración por personas amigas. La presencia del maligno la percibe místicamente: "Pocas veces le he visto tomando forma, y muchas sin ninguna forma, como la visión que sin forma se ve claro está allí, como he dicho" (n. 10: alude a sus visiones de Jesucristo, cc. 27-28).

            Las armas usadas por Teresa frente a lo satánico son las tradicionales dentro de la Iglesia: la cruz de Jesús y el agua bendita. Esta segunda, en cuanto vinculada a la bendición de la Iglesia: "Debe (de) ser grande la virtud del agua bendita. Para mí es particular consolación... Regálame mucho ver que tengan tanta fuerza aquellas palabras (de la Iglesia), que así la pongan en el agua" (4). A esos dos recursos antidiabólicos, añade por su cuenta otros dos: la oración, sobre todo en los casos de intercesión; y el desprecio al diablo, con la convicción de que éste se crece con nuestros miedos, y se acobarda ante nuestro desprecio.

            Anteriormente, la habían obligado, o forzado, los teólogos asesores -(quién lo diría!- a oponerse a lo supuestamente satánico con el gesto vulgar de las higas, que tuvo que practicar por pura imposición; De ellas, ya no quedan vestigios en los episodios del presente capítulo. Ni hay vestigios de recurso alguno de cariz supersticioso. Sencillamente, ella testifica, convencida, la existencia y la acción satánicas. En algún momento, llega a insinuar el paralelo de su caso con el dato bíblico del santo Job, "aunque a mí -como a ruin- no es con aquel rigor" (30, 10).


Complejo teresiano ante los arrobamientos en público

            De pronto, a medio capítulo (nn. 12-17), Teresa hace al lector una especial confidencia sobre el panorama de sus experiencias místicas y el engranaje de éstas en sus reacciones psicosociales. Se refiere a las gracias místicas que rebasan la estricta intimidad personal y son objeto de las miradas ajenas. Tales, los arrobamientos en público.

            Ocurrirá que también a ella algún psicólogo moderno la califique de histriónica, y a sus arrobos de histrionismo refinado. Por el carteo de la Santa sabemos lo poco que le agradaba eso de montar espectáculo cuando el carromato pasa por Córdoba o cuando hace su entrada en Burgos o en casos similares. Ahora se refiere a algo mucho más delicado, al inevitable espectáculo de ciertos momentos de éxtasis. Le bastan unas pinceladas para ponernos al corriente, no de la reacción ajena, sino de la suya propia.

            El solo hecho de que una cualquiera de sus experiencias místicas tuviera espectadores, aunque fuesen las miradas de sus monjas íntimas, la turba hasta producirle el más profundo sonrojo. La turba el solo pensarlo: "Cuando pensaba que estas mercedes que el Señor me hace se habían de venir a saber en público, era tan excesivo el tormento, que me inquietaba mucho el ánima, vino a términos que, considerándolo, de mejor gana me parece me determinaba a que me enterrasen viva que por esto. Y así, cuando me comenzaron estos grandes recogimientos o arrobamientos a no poder resistirlos aun en público, quedaba yo después tan corrida, que no quisiera parecer adonde nadie me viera" (12).

            Es decir, antes sepultada viva, que un vislumbre de histrionismo.

            Y todavía una segunda confidencia: "Vino a términos la tentación (la tentación de fuga o de sonrojo), que me quería ir de este lugar y dotar en otro monasterio muy más encerrado que en el que yo al presente estaba, que había oído decir muchos extremos de él. Era también de mi Orden, y muy lejos, que eso es lo que a mí me consolara, estar adonde no me conocieran. Y nunca mi confesor me dejó" (13).

            Lo cual quiere decir que su proyecto de fuga fue en serio, que llegó a conocimiento del confesor y que dependió de la decisión de éste. Teresa no caía en la cuenta de que adondequiera que fuese llevaría consigo la inevitable irradiación de sus momentos de éxtasis, cargada con el fardo de sus arrobos. Pero lo que sí queda claro es su visceral resistencia a que la hondura de esas experiencias místicas sirviese para dar espectáculo a nadie. De ahí su intento de "ir muy lejos", "estar adonde no me conocieran".

            Lo extraño es que, poco a poco, en su proceso de autoanálisis, Teresa llega a vislumbrar que también eso es falsa humildad, porque conlleva falta de libertad: "Todos estos temorcillos y penas y sombra de humildad entiendo yo ahora era harta imperfección, y de no estar mortificada. Porque a un alma dejada en las manos de Dios no se le da más que digan bien que mal, si ella entiende bien bien entendido... que no tiene nada de sí" (16).

            Ha habido toda una escalada de reacciones ante la presión de las gracias místicas. Primero, la reacción naturalísima de sonrojo y anulación profundos: incluso ser enterrada viva antes que servir de escena. Luego, la tentación de fuga para hundirse -ella misma y sus gracias místicas- en el total anonimato. Y por fin, la reacción sobrenatural, sobrepensada, la más profunda: si es Él quien lo decide, es decir, si es Él quien le impone esos trances de gracia en público..., a ella le toca someterse, digan los otros lo que digan o piensen lo que piensen, mal o bien.

            Nada más lejos del perfil histriónico. Las gracias místicas le traspasan todos los estratos de su compleja psicología. Pero no se la deforman de cara al posible público espectador. En definitiva, esas gracias son a la vez místicas y carismáticas. Desbordan el angosto espacio del paciente místico, lo trascienden. Y llegan hasta los otros con su halo de misterio.


"Naderías" frente a gracias místicas

            A modo de colofón, tras haber contado en esta sección del libro las "grandes cosas" que Dios ha obrado en ella, termina refiriendo las "naderías" que ella hace por Él. "Naderías" o "poquedades y arenitas", llama ella a ciertos ejercicios insignificantes de su tarea ascética o de sus intentos de servicio a los demás. "Pajitas que pongo al fuego, que no soy yo para más" (23-24).

            Son interesantes y, en cierto modo, humillantes las "naderías" referidas a modo de ejemplo: sus puntos de honra en cosas mínimas, como sus desafinaduras en el canto coral, porque "sabía mal cantar". O sus titubeos en las rúbricas del rezo litúrgico, porque "sabía poco del rezado y de lo que había de hacer en el coro y cómo lo regir, de puro descuidada", decidiendo por fin consultarlo a "las novicias... niñas", ella "tan honrosa". O la puesta en orden de las capas corales de las Hermanas, "hasta que, no sé cómo, vinieron a entenderlo, que no me corrí yo poco". En fin "naderías que son nada", "cosas poquitas como éstas, que en ser hechas por Dios les daba Su Majestad tomo", "porque yo nunca fui para nada".

            Todo ello, con un doble objetivo: ante todo realzar Ia acción de Dios en total contraste con las "naderías" suyas; y en segundo lugar; animar al lector, García de Toledo, o a quien emprenda la tarea espiritual con el libro de Teresa entre las manos.

            Y termina diciéndole eso mismo a Él, entre humildad y ternura agradecidas: "(Oh Señor mío, qué vergüenza es ver tantas maldades y contar unas arenitas...! - Oh Criador mío, quién tuviera alguna cosa que contar, entre tantos males, que fuera de tomo, pues cuento las grandes mercedes que he recibido de Vos!" (25).

            Y con el "Amén" de esa última oración termina esta sección de su autobiografía: capítulos 23-31.



    [1] Son las referidas en el capítulo anterior: 30, 9 ss.
    [2] Echélo: el agua (masculino, como en los nn. 4 y 5: trajéronmelo, echáronmelo).
    [3] Es decir: la diferencia que hay entre el agua bendita y la no bendita. ‑ Una de las compañeras de la Santa, Ana de Jesús, cuenta en el proceso de beatificación: "Nunca quería que caminásemos sin ella (sin agua bendita). Y por la pena que le daba si alguna vez se nos olvidaba, llevábamos calabacillas de ella colgadas a la cinta, y siempre quería la pusiéramos una en la suya, diciéndonos: 'no saben ellas el refrigerio que se siente teniendo agua bendita; que es un gran bien gozar tan fácilmente de la sangre de Cristo'. Y cuantas veces comenzábamos por el camino a rezar el Oficio Divino, nos lo hacía tomar" (BMC, 18, p. 465).
    [4] Se fue el demonio.
    [5] Se habían ido los demonios.
    [6] Quien ahora me confiesa: probablemente, el P. Domingo Báñez (escribe en 1565).
    [7] Otra lectura posible: "se ofendía a Dios". Frecuentemente la Santa elide la doble "a". Seguimos la lectura de fray Luis (p. 379).
    [8] Es decir, la Santa la escribía por medio de un tercero. ‑ A continuación: a la primera carta se confesó.
    [9] Había: en el autógrafo "vía" (= bía). En el habla popular, aún hoy se usa "ber" por "haber". Fray Luis trascribió: "avía" (p. 379).
    [10] Con que yo no ofendiese: con tal de que, a condición de... (cf. n. 9).
    [11] Los dos episodios referidos en el n. 6.
    [12] Esta casa: San José de Ávila.
    [13] Aproveche de que: para que...
    [14] Noche de las ánimas: del 1 al 2 de noviembre.
    [15] Un nocturno: una de las partes del oficio de maitines, que solía rezarse de noche.
    [16] Muy devotas: un corrector tachó estas dos palabras. La Santa repite, por distracción, toda la frase. Fray Luis omitió lo tachado (p. 381). ‑ Nuestro rezado: alude al breviario propio de la Orden del Carmen, por el que ella rezaba el Oficio Divino.
    [17] De nuevo alude a la visión referida en el c. 27, 2.
    [18] Por distracción (como en el n. 10 nota 16), la Santa repitió las dos frases que preceden, con una ligera variante: "parecíame estaba... a mí". Seguimos la lectura de fray Luis (p. 382).
    [19] Al margen del autógrafo escribió el P. Báñez: "San Gregorio en los Morales dice de el demonio que es hormiga y león: viene a este propósito bien". La afirmación de San Gregorio se halla en el libro V, c. 20 de los Morales (P.L., 75, 700‑701), en el comentario al c. 4, v. 11 del libro de Job: "murió el tigre por no tener presa", comentado por el Santo Doctor según la versión de los Setenta, en que se lee: "murió la hormigaleón, por no tener presa". La hormigaleón es el diablo. ‑ Recuérdese que la Santa había leído Los Morales en su juventud (cf. c. 5, 8).
    [20] Lo ha dicho en los nn. 1 y ss., y en el c. 30, 9 y ss.
    [21] Parecer: hacer acto de presencia (como al final de este número).
    [22] El sujeto de la frase está implícito en el último miembro: "Dábame algunas veces... esta tentación: cuando pensaba que...
    [23] Recordará esa consigna en Moradas sextas, 4, 16.
    [24] Ávila, monasterio de la Encarnación.
    [25] De mi Orden: de carmelitas. Nótese que sigue manteniendo el anonimato. ‑ El monasterio aludido por la Santa era probablemente el de la Encarnación de Valencia, que gozaba fama de "muy encerrado". Había sido fundado en 1502 por el maestro Mercader.
    [26] Por descuido de pluma escribió: quitaba, que falsearía el sentido de la frase. Ya fray Luis editó en plural (p. 385).
    [27] Nueva alusión dolorida al ambiente de sospecha que por aquellas fechas ("los tiempos de ahora") cundía contra místicos y espirituales.
    [28] Los matará: cambio de sujeto, por "las" o "la" (alma/s). Fray Luis: "las matará" (p. 387).
    [29] Tan enteras: las almas.
    [30] Confirmados en gracia: expresión teológica, que indica la situación especialísima de algunos cristianos privilegiados, para preservarlos de ulteriores pecados.
    [31] Comparación utilizada argumentalmente en el c. 22, 13; pero muy presente a lo largo del libro en la imagen de la "avecita que tiene pelo malo" (13, 2; y 20, 22), o en la mariposica de la memoria a la que se le queman las alas (18, 14), o la "avecita" del alma puesta por el Señor en el nido (18, 9), el ave fénix (39, 23), o la paloma y el palomar (14, 3; 20, 24; 38, 10.12...).
    [32] Más crecidas en perfección.
    [33] El sentido es: "y pensar que si nos esforzamos no dejaremos de salir con la victoria".
    [34] De nuevo abre el diálogo con el P. García de Toledo.
    [35] Si no lo experimenta con su contrario: no lo pone a prueba en ocasiones contrarias. Es reminiscencia de la moral escolástica y del viejo axioma "contraria contrariis curantur".
    [36] El sentido de la última frase: "nada" (importante) hay jamás sin muchos peligros". En ese juego de palabras, "nunca / todo" equivale a "jamás / nada".
    [37] Una hermana mía: era Doña Juana de Ahumada, su hermana menor, casada con Juan de Ovalle. Los dos hubieron de venir a Ávila para ayudar a la Santa en la fundación del Carmelo de San José (1562): cf. 33, 11; 36, 3.
    [38] No me hacía con ella: no congeniaba, no me hallaba con...
    [39] Siempre después acá: desde entonces hasta ahora.
    [40] Lo están: lo estamos. Cambio brusco de sujeto.
    [41] ¿Quién detiene a quien tanto hace por Dios?. ‑ Lo añadió la Santa en el margen superior del folio. ‑ Lo que ella entiende por "punto de honra" puede verse en Camino cc. 12 y 36, 3...
    [42] Muchas veces lo digo: probable alusión a sus conversaciones con los destinatarios del libro.
    [43] Es pestilencia: es un mal mortífero. En sentido figurado. Especie de anatema en la pluma de la Santa: cf. 25, 21; y Camino 4, 7‑8‑
    [44] Usó esa figura en el c. 30, 20.
    [45] Sabía poco del rezado: de las rúbricas y ceremonias del rezo coral del Oficio litúrgico.
    [46] Tantito: poco, poquito. El sentido es: "por porquito que estuviese en duda..."
    [47] Las niñas: las monjas jóvenes.
    [48] De puro honrosa: pundonorosa, víctima del punto de honra. Cf. c. 3, 7.
    [49] La negra honra: malhadada o maldita honra. Cf. c. 20, 27.
    [50] Se van haciendo con actos: se van habituando a hacer actos de virtudes. Está implícita la alusión a la teoría escolástica de hábitos y actos. Otros editores transcriben: "se va haciendo conatos", vocablo éste inusitado en los escritos de la Santa.
    [51] Les da S.M. tomo: les da valor.
    [52] Todas aprovechaban sino yo: menos yo. ‑ De que se iban del coro: una vez que se iban...
    [53] Hipérbaton difícil. En orden: "no manaba aún el agua de vuestra gracia debajo de estas arenas...". La imagen de la fuente y las arenitas ya apareció en el c. 30, 19.
    [54] Sí tengo: se sobreentiende "vergüenza". "Sí me avergüenzo, Señor mío".
    [55] Es decir: "pues estos bajos principios ha tomado el Señor en cuenta, mejor (= más en cuenta) se los tomará a quien los hiciere grandes".

Santa Teresa de Jesús, 15 de Octubre

Santa Teresa de Jesús
Virgen y Doctora de la Iglesia, Madre nuestra.
Celebración: 15 de Octubre.


Nace en Avila el 28 de marzo de 1515. Entra en el Monasterio de la Encarnación de Avila, el 2 de noviembre de 1535. Funda en Avila el primer monasterio de carmelitas descalzas con el título de San José el 24 de agosto de 1562.

Inaugura el primer convento de frailes contemplativos en Duruelo el 28 de noviembre de 1568. Llegará a fundar 32 casas. Hija de la Iglesia, muere en Alba de Tormes el 4 de octubre de 1582.

La primera edición de sus obras fue el 1588 en Salamanca, preparadas por Fr. Luis de león. El 24 de abril de 1614 fue beatificada por el Papa Pablo V, y el 12 de marzo de 1622 era canonizada en San Pedro por el Papa Gregorio XV. El 10 de septiembre de 1965, Pablo VI la proclama Patrona de los Escritores Españoles.


Gracias a sus obras -entre las que destacan el Libro de la Vida, el Camino de Perfección, Las Moradas y las Fundaciones- ha ejercido en el pueblo de Dios un luminoso y fecundo magisterio, que Pablo VI iba a reconocer solemnemente, declarándola Doctora de la Iglesia Universal el 27 de septiembre de 1970.

Teresa es maestra de oración en el pueblo de Dios y fundadora del Carmelo Teresiano.

¿Qué significa la oración para Santa Teresa?
"Procuraba, lo más que podía, traer a Jesucristo, nuestro bien y Señor, dentro de mí presente. Y ésta era mi manera de oración. Si pensaba en algún paso, le representaba en lo interior; aunque lo más gastaba en leer buenos libros, que era toda mi recreación; porque no me dio Dios talento de discurrir con elentendimiento ni de aprovecharme con la imaginación; que la tengo tan torpe, que, aun para pensar y representar en mí (como lo procuraba traer) la humanidad del Señor, nunca acababa. Y, aunque por esta vía de no poder obrar con el entendimiento llegan más presto a la contemplación si perseveran, es muy trabajoso y penoso. Porque, si falta la ocupación de la voluntad y el haber en qué se ocupe en cosa presente el amor, queda el alma como sin arrimo ni ejercicio, y da gran pena la soledad y sequedad, y grandísimo combate los pensamientos" (Vida 4,7).

"En la oración pasaba gran trabajo, porque no andaba el espíritu señor sino esclavo; y así no me podía encerrar dentro de mí (que era todo el modo de proceder que llevaba en la oración), sin encerrar conmigo mil vanidades. Pasé así muchos años; que ahora me espanto qué sujeto bastó a sufrir que no dejase lo uno o lo otro. Bien sé que dejar la oración ya no era en mi mano, porque me tenía con las suyas el que me quería para hacerme mayores mercedes" (Vida 7, 17).

"Gran mal es un alma sola entre tantos peligros. Paréceme a mí que, si yo tuviera con quién tratar todo esto, que me ayudara a no tornar a caer, siquiera por vergüenza, ya que no la tenía de Dios. Por eso, aconsejaría yo a los que tienen oración, en especial al principio, procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo. Es cosa importantísima, aunque no sea sino ayudarse unos a otros con su oración. ¡Cuánto más, que hay muchas más ganancias! Yo no sé por qué (pues de conversa ciones y voluntades humanas, aunque no sean muy buenas, se procuran amigos con quien descansar y para más gozar de contar aquellos placeres vanos) no se ha de permitir que quien comenzare de veras a amar a Dios y a servirle, deje de tratar con algunas personas sus placeres y trabajos; que de todo tienen los que tienen oración" (Vida 7, 20).

Estando hoy suplicando a nuestro Señor hablase por mí..., se me ofreció lo que ahora diré... que es: considerar nuestra alma como un castillo todo de un diamante o muy claro cristal adonde hay muchos aposentos así como en el cielo hay muchas moradas... Pues ¿qué tal os parece que será el aposento adonde un rey tan poderoso, tan sabio, tan limpio, tan lleno de todos los bienes se deleita?... no hay para qué nos cansar en querer comprender la hermosura de este castillo... ¿No es pequeña lástima y confusión que por nuestra culpa no (nos) entendamos a nosotros mismos ni sepamos quién somos? ¿No sería qran ignorancia, hijas mías, que preguntasen a uno quién es y no se conociese ni supiese quién fue su padre ni su madre ni de qué tierra?.... (1 Moradas 1,1-2)